viernes, 27 de noviembre de 2009

La Clase; Los muros que encierran la verdad


Muchas veces, hemos visto películas cuyas historias, por muy fantásticas que parezcan, no dejan de ser lejanas a la realidad que vivimos, y es que, cuando se tiene el placer de visionar una obra, aparentemente tan simple, pero a la vez tan compleja, reflejando la sociedad como es, usando el argumento para narrar simplemente lo que sucede en un aula específica, en una escuela específica y sobre todo común, es decir, ¿En qué se diferencia esta, de las otras escuelas?
Es sorprendente que la película nos transporte a un mundo entre cuatro paredes, donde estudiantes manifiestan todo lo relacionado con sus inquietudes, vivencias, ilusiones, decepciones, inconformidad con el medio que lo rodea. La interacción que los alumnos realizan con el profesor de francés, es prueba de que no hay distancias que puedan separar las distintas costumbres entre las personas, ni la diferencia de opiniones, ni el color de la piel.
Cada uno de los temas que se proponen durante la hora de clase, son el incentivo para tantos sentimientos expresados y encontrados, algunos se manifiestan con el racismo, otros por medio de excusas, tareas incumplidas, debate de temas propuestos, etc.


Una película en la que en nivel de conexión que se logra con los protagonistas (en general, todos, no solo el maestro de francés), nos permite entender, que en el más escondido rincón del mundo, así como en un país desarrollado, las conductas humanas son las mismas.
Excelentes interpretaciones del elenco actoral, jóvenes de espíritu, de mente y físicamente, demuestran una naturalidad excepcional, para así lograr el mayor experimento de realidad posible.
Como dije, es un film donde el protagonista es un aula, un aula que vacía no significa nada, pero al llenarse de personas, se sumerge en su propio mundo, de verdades y mentiras.

Calificacion: ***9,5 /10***

1 comentario:

togno dijo...

Una fantástica película! Con una forma y fondo minimalista el director dota al film de un realismo inquietante.